A 50 años del 68: Las huellas (im)borrables del 2 de octubre

50 – 68 – 43.
 
Es 2 de octubre y las calles del DF están marcadas por esta combinación que más que una sumatoria de números son las claves de una memoria que vuelve este día: a 50 años de la matanza de Tlatelolco, ocurrida el año 1968, ocasión en la que la violencia estatal se volcó contra el estudiantado como contra los 43 de Ayotzinapa. El mínimo común denominador de esta cifra es, por tanto, la frase “Ni perdón ni olvido” que el lente de Antonio Flores García captura en las movilizaciones realizadas durante ese emotivo y doloroso día para las y los mexicanos.

 

Los caminantes por las calles, vestidos de ánimas unos, con máscaras otros, van dejando a su paso huellas gráficas de esa memoria latente, las que sólo durarán pocas horas en los muros de la ciudad luego del paso de las brigadas de aseo que, con escobas, pinturas y químicos buscan diluir, en manos de trabajadores, los gritos plasmados en esta jornada histórica. Pero la memoria es obstinada y la ciudad despertará, a pesar de los borrones, sin olvidar lo que sucedió.

[Pincha sobre las imagen para verla en tamaño grande]

Antonio Flores García
floresgarciaantonio@gmail.com