Poemario Lunar Vol. 1

Dicen que hace 50 años, un imperio erguido en prepotencia colonizadora creyó haber llegado a la Luna. Pero sabemos que están equivocados. A la Luna no se la puede someter sino que admirar, en el mejor de los casos dejarse infundir por su gesto.
 
Desde tiempos milenarios ya fuimos elevados por su inmanencia hasta su cenit, llenándonos de crines de plata, noches febriles, preguntas cósmicas a la deriva, guerreros asonados, noctilucas espaciales atiborradas, lunas fugaces e incandescentes.
 
Si algo de verosimilitud llegase a haber en la historia imperialista es solo atribuible, al trabajo siempre invisibilizado de nuestro pueblo porque ahí se queda la Luna.
 
Como reconocimiento a tantxs lunícolas, es que hemos armado este Poemario Lunar Vol 1 y Vol 2, como propuesta recopilatoria de textos y canciones, para orbitar la luna y dejarse llevar por su influjo.
Shumpall
Roxana Miranda Rupailaf  – Wallmapu 2011
 
Abiertas las lunas sobre el barco
de las fiestas.
Blanco es el niño en el círculo
que lo devuelve al llanto
y a la inocencia de verse repetido
en los ojos de la madre.
Él sabe que son tres los arco-iris
que pasan por mi sangre.
Él sabe y lo repite con su oleaje.
Para él abro este mar.
Para que pasen
sus caballos por la sal
y no se ahogue.
Blanco,
transparente,
es el niño que gira diez veces
en círculo a la izquierda.
Repite el mismo movimiento
y yo extasiada
comienzo a morderle en cuatro lenguas.
Y son tres los arco-iris que él me sabe.
Y son cuatro los colores que hay adentro.
Y él todo lo sabe por presagio
por sueño venido y repetido.
   Vaticinio de lunas cayendo en las almohadas
del niño atravesado por los peces.
 
 
Bebiendo Solo a Luz de Luna
Li Bai – China (701 – 762)
 
Entre las flores, un tazón de vino
bebo solo, ningún amigo está cerca.
Levanto mi copa, invito a la luna
y a mi sombra, y ahora somos tres.
Mas la luna nada sabe de bebidas
y mi sombra se limita a imitarme,
pero así y todo, luna y sombra serán mi compañía.
La primavera es época propicia para el goce.
Canto y la luna prolonga su presencia,
bailo y mi sombra se enreda.
Mientras me mantengo sobrio, nos alegramos juntos,
cuando me embriago, cada uno marcha por su lado
jurando encontrarnos en el Río de Plata de los cielos
 
 
La tierra es un satélite de la luna
Leonel Rugama – Escrito en la resistencia clandestina en las montañas de Nicaragua 1967 -1970
 
El Apolo 2 costó más que el Apolo 1
el Apolo 1 costó bastante.
El Apolo 3 costó más que el Apolo 2
el Apolo 2 costó más que el Apolo 1
el Apolo 1 costó bastante.
El Apolo 4 costó más que el Apolo 3
el Apolo 3 costó más que el Apolo 2
el Apolo 2 costó más que el Apolo 1
el Apolo 1 costó bastante.
El Apolo costó un montón, pero no se sintió
porque los astronautas eran protestantes
y desde la luna leyeron la Biblia
maravillando y alegrando a todos los cristianos
y a la venida el papa Paulo VI les dio la bendición.
El Apolo 9 costó más que todos juntos
junto con el Apolo 1 que costó bastante.
Los bisabuelos de la gente de Acahualinca tenían menos
hambre que los abuelos.
Los bisabuelos se murieron de hambre.
Los abuelos de la gente de Acahualinca tenían menos
hambre que los padres.
Los abuelos murieron de hambre.
Los padres de la gente de Acahualinca tenían menos
hambre que los hijos de la gente de allí.
Los padres se murieron de hambre.
La gente de Acahualinca tiene menos hambre que
los hijos de la gente de allí.
Los hijos de la gente de Acahualinca no nacen por
hambre,
y tienen hambre de nacer, para morirse de hambre.
Bienaventurados los pobres porque de ellos será la luna.
Ko ñi newen yeneenew
Elicura Chihuailaf – Wallmapu 1995
 
Zewma fvchan iñche aliwen
rayilelu mu
azkintulen fiñ ti afpun mapu
Tunten kvrvf mew miyawken?
kimlam
Nome lafken mew petu konchi
antv mew
werkvlenew zewma ñi Kallfv Kvyen
amuan ka ñi llowmeafiel
pu Fvchakecheyem
Kallfv, kallfvley tati mapu
chew yiñ amuan
Ko ñi newen ñochikechi yeneenew
Wenu Lewfv kiñe pichi troykeley
mvten tuwaykvlelu kom
afpun Mapu mew
Tvfachi Pewma mew mvlewean:
Remumvn pu remukelu! Ñvkvfkvlen
amutuan
lakenochi vlkantun mogen mew.
Los poderes del agua me llevan
Elicura Chihuailaf – Wallmapu 1995
 
Viejo estoy y desde un árbol
en flor miro el horizonte
¿Cuántos aires anduve?, no lo sé
Desde el otro lado del mar el sol
que se entra
me envía ya sus mensajeras
y a encontrarme iré
con mis abuelos
Azul es el lugar adonde vamos
Los poderes del agua me llevan
paso a paso
Wenulewfv, el Río del Cielo
es apenas un pequeño círculo
en el universo
En este Sueño me quedo:
¡Remen remeros! En Silencio
me voy
en el canto invisible de la vida.
Haiku
Matsuo Bashō – Japón (1644 – 1694)
 
hitotsu ya ni
yuujo mo netari
hagi to tsuki
Haiku
Matsuo Bashō – Japón (1644 – 1694)
 
Bajo un mismo techo
durmieron las cortesanas,
la luna y el trébol.
América  Latina
Roque Dalton – El Salvador 1969
 
El poeta cara a cara con la luna
fuma su margarita emocionante
bebe su dosis de palabras ajenas
vuela con sus pinceles de rocío
rasca su violincito pederasta.
Hasta que se destroza los hocicos
en el áspero muro de un cuartel.
Luna Llena
Alfonsina Storni – Buenos Aires 1918
 
Oh llamas, llamas… Campanillas de oro
Suena tu lengua y en las manos llevas
La miel que no he gustado y en tus ojos
Se carcajea, alegre, Primavera.
Ya voy… ya voy… aguárdame, que aún tengo
Que poner rosas frescas en las sienes
Y soltar los cabellos y ceñirme
Un cinturón de plata; dulcemente
Caéré a tus pies bajo la luna llena.
Oh, quítame las rosas de las sienes,
Anúdame el cabello y dame mieles.
 
Yo tornaré bajo la fronda negra
Silenciosa y temblante, la cabeza
Desprovista de flores, y en la boca
El zumo gris que exprime la Tristeza.
 
Oh nunca más sobre mi frente rosas,
Oh nunca más la voz que sabe a tierra
Y hace sonar las campanillas de oro
A cuyos toques baila Primavera.
Cómo estará de triste aquella fronda,
Cómo estará de pálida la luna
Cuando regrese sola,
Cuando te deje y huya!
(y en tanto estoy ungiendo mis cabellos)
Ya la noche se acerca…
Tu voz suena distante y en el cielo,
Sube, corre y me asusta luna llena.
Ngillañmawün
Leonel Lienlaf – Wallmapu 2007
 
Ale pelon kontupaenew
fachi lifkelechi punmew
we nenetun ñi dungu
ñi kompayam ñi pülli
lien ka keluntukuwmu
fürenmanienew ñi ad
chumafun
kay nga nienoli küme takue
chumafun ngepe
piutufuy ñi piuke
Femechi ta witralepan
fücha pun ta ni ad lelituam
kuifike kona
chew lelituwlu
feichi ñidol nielu tachi mapu
feichimu witralepan
rangi pun may pu lonko
eimún ta wenu mapu
umgtulelu
eimün may
witranpüramayan ñi piuke
ka ñi pewma
pipingepan rel tachi pichi ko
mongen ko ta pikefuimün
mongelmuan ñi pülli
güñümreke ta lelituan
kom fachi mapu
ka dünguafin ta ngürü
kelluaenew ñi rupumewküla piuke
nga nietuan
fachi rangipunmew pingepan nga
wenu mapu lelfün pu lonko.
Ngillañmawün
Leonel Lienlaf – Wallmapu 2007
 
En esta noche limpia,
esconde sus emociones
la luna
Me mira
detrás de la plata fría
porque recién he sacado mi palabra
para que entre mi espíritu.
Plata y colores de tierra
protegen mi corazón, mi alma
Así estoy de pie
para ver el rostro de la noche profunda
donde se miraron los antiguos guerreros
En esta tierra raíz,
en esta media noche
donde mis pies reposan
grandes jefes,
ustedes que duermen en la tierra de arriba,
eleven mi corazón y mis sueños,
porque frente a sus esteros estoy cantando.
Esteros
en que revivirá mi espíritu
para mirar como los pájaros
esta tierra
y los animales
recorrerán mi camino
En esta media noche
tendré tres corazones
estoy diciendo ya
grandes jefes de las pampas de arriba.
El Cosmonauta
Nicolás Guillén – Cuba
 
El cosmonauta, sin saberlo,
arruina el negocio del mito
de Dios sentado atento y fijo
en un butacón inmenso.
 
¿Qué se han hecho los Tronos y Potencias?
¿Dónde están los Castigos y Obediencias?
¿Y san Crescencio y san Bitongo?
¿Y san Cirilo Zangandongo?
¿Y el fumazo del incienso??Y la fulígine de la mirra?
¿Y las estrellitas pegadas
al cristal ahumado nocturno?
¿Y los arcángeles y los ángeles,
y los serafines y los querubines,
y las Dominaciones en sus escuadrones
y las vírgenes,
y todos los demás animales afines?
 
El cosmonauta
sigue su pauta.
 
Sube sube sube
sube sube sube
sube sube sube
sube sube sube
sube.
 
Deja atrás la última nube.
Rompe el último velo.
El Cielo. ¿El Cielo?
Frío.
El vasto cielo frío.
Hay en efecto un butacón,
pero está vacío.
 
 
Cuando sale la luna
Federico García Lorca – Granada
 
Cuando sale la luna
se pierden las campanas
y aparecen las sendas
impenetrables.
  Cuando sale la luna,
el mar cubre la tierra
y el corazón se siente
isla en el infinito.
  Nadie come naranjas
bajo la luna llena.
Es preciso comer
fruta verde y helada.
  Cuando sale la luna
de cien rostros iguales,
la moneda de plata
solloza en el bolsillo.
 
 
Canción para bañar la luna
Maria Helena Walsh – Argentina 1963
 
Ya la Luna baja en camisón
a bañarse en un charquito con jabón.
Ya la Luna baja en tobogán
revoleando su sombrilla de azafrán.
Quien la pesque con una cañita de bambú,
se la lleva a Siu Kiu.
 
Ya la luna viene en palanquin
a robar un crisantemo del jardín
Ya la luna viene por allí
su kimono dice no, no y ella sí.
Quien la pesque con una cañita de bambú,
se la lleva a Siu Kiu.
 
Ya la luna baja muy feliz
a empolvarse con azúcar la nariz
Ya la luna en puntas de pie
en una tacita china toma té
Quien la pesque con una cañita de bambú,
se la lleva a Siu Kiu.
 
Ya la luna vino y le dio tos
por comer con dos palitos el arroz
Ya la luna baja desde allá
y por el charquito—quito nadará
Quien la pesque con una cañita de bambú,
se la lleva a Siu Kiu
 
 
 Claro de luna
 Ho Chi Minh – Vietman (1942 -1943)
 
¿Qué hacer en la prisión, sin bebida ni flores,
en noche tan radiante, luminosa y serena?
Mira el hombre a la luna que esplendorosa
Asciende.
La luna mira al poeta, a través de la reja.

Erick Valenzuela Bello
evalenzuelabello@gmail.com