Carolina Reyes Torres
7 Articles0 Comments

cantar hasta morir
Antes de Elis Regina, Maria Bethania o Gal Costa, en 1930, en el centro de Río de Janeiro, en la calle Propósito, nace Adiléia Silva da Rocha en el seno de una familia humilde. La muchacha logró llegar hasta el…
Le gritaron negra

En 1926 una chiquita afroperuana juega con sus vecinitas en un barrio popular de Lima, hasta que se acerca otra nena blanca y le dice al grupo “si juega esa negrita yo me voy”, el corro de compañeritas se junta y después de un momento de deliberación le dicen a la niña “Victoria, debes irte”. Ese día la pequeña entendió lo que significaba socialmente poseer el color tostado en su piel.

Una fruta extraña

Lady Day habita su condición de afroamericana en el peor periodo de la historia estadounidense para vivirla, cuando la marginación racial era la realidad cotidiana. Sin embargo, el jazz traspasa fronteras y segregaciones en la primera mitad del siglo XX y Billie entra en esa triada fundamental de las cantantes de este alucinante lenguaje musical, junto a Ella Fitzgerald y Sarah Vaughan.

Changó velaba

En Cuba ya existía un timbalero mayor con su monarquía asegurada hasta la eternidad, su nombre era Luciano Pozo González, para los amigos “Chano”. Pequeño en estatura, moreno y extrovertido, con dones innatos para la música y la percusión, Pozo era de una familia muy humilde, vivía en uno de los solares más pobres de la Habana, donde fueron a vivir la primera generación de esclavos libertos a la ciudad.