VI Los Enamorados

Sobre la mesa de la cocina quedaron dos tazas a medio beber, sutil olor hierbabuena, y justo entre ellas el arcano VI resplandeciendo; un presagio, quizá una promesa, con su árbol llameante y su sol dorado, tan abrasador, que la muerte no tendría más remedio que marchitarse.

Flaubert, o el estilo del oso adúltero

En mitad del siglo XIX surge con inusitado escándalo la figura del novelista moderno. El acontecimiento tiene un responsable, Gustave Flaubert; el hijo de un respetado médico de provincia. Ese mismo año, Charles Baudelaire publica los pérfidos poemas que conforman Las flores del mal, otro título imprescindible de las letras occidentales (ambas obras fueron sometidas a procesos judiciales).

Encerrar y Vigilar/Escrituras bajo Amenaza: Una antología de emergencia

Más que un dialogo entre textos e imágenes, los poetas y artistas visuales reunidos establecen una interconexión para focalizar la mirada en esta suerte de apocalipsis que ha puesto en paréntesis toda nuestra manera de habitar y cohabitar el mundo, al mismo tiempo que ha exacerbado lo ya dramáticamente humano y de paso ha recrudecido una visión nihilista sobre la existencia, que ya existía después de las dos primeras guerras mundiales.

Ser guerreros de la ternura, un diálogo con Elicura Chihuailaf

Aquí repasa lo que fue recibir el máximo reconocimiento de la literatura nacional en el país, convirtiéndose en el primer poeta y escritor mapuche en obtener el galardón, y cómo ha ido tejiendo su escritura que asume como un trabajo colectivo.

Tristezas antiguas. Sobre “Las Heridas” de Arelis Uribe

Con transparencia y ternura, Arelis narra los alrededores de la muerte de su padre, entretejidos con pasajes de infancia y adolescencia; la enfermedad, la madre, los amores, van abriendo a su paso algunas heridas, dolores, secretos familiares (omisiones, tal vez), esos mismos que todos tenemos por ahí rondando.

Jonnathan Opazo, poeta: “Me siento parte de este piño de gente que decide quedarse en provincia a escribir y publicar”

Estos poemas, parten de inquietudes que son más viejas que el hilo negro. […] Lo máximo a lo que podrían aspirar es a ser constataciones de algo. Entiendo que hay gente que piensa que la poesía tiene que salvar a la humanidad del fascismo, pero para mí eso se ve tan lamentable como Pinky y Cerebro queriendo conquistar el mundo desde su jaula de ratones de laboratorio.

Espacio para horrores futuros; Sobre “El Museo de la Bruma”, de Galo Ghigliotto.

Este libro plantea cierta incomodidad para quien lo visite. Después de cada pieza, no sabemos —no queremos saber— cuál será la siguiente, pero miramos igual porque, entre documentos, censos, menús, notas de moda, objetos diversos, retratos, pinturas, cartas, fragmentos de ensayo y prótesis.

“La única huevada regia que nos dejaron los españoles fue el idioma”. Entrevista a Iván Monalisa Ojeda.

Me acuerdo de un Chile aburrido. Me quedé porque me sentí libre aquí y ese niño transgénero que yo tenía adentro pues despertó.

“En lo más banal y cotidiano nos damos cuenta de lo más dramático”, entrevista a Alejandra Costamagna

Lo interesante del archivo es que posibilita la memoria pero al mismo tiempo siempre pone en riesgo esas memorias cerradas que ya se dieron por zanjadas, porque una pieza siempre puede desarticular eso.

Morir en una playa del infierno

Ni Camus ni Rulfo tuvieron, a propósito de lo mismo, la mala fortuna de conocer fenómenos con nombres tan apocalípticos como aberrantes: la sexta extinción de las especies o el deshielo de los polos. Cuestiones que, por cierto, parecen pasar desapercibidas para todos o al menos ganarse nuestra más absoluta indiferencia.