Complejo Conejo: activando el espacio público

 

La Cuadrienal de Praga (PQ) es, como su nombre lo indica, un evento que se realiza cada cuatro años en dicha ciudad desde 1967, en donde, durante diez días aproximadamente, se exhibe la curatoría que cada país participante ha hecho de su diseño escénico a nivel nacional. Sin embargo, no es sólo esto lo que la caracteriza, sino que además la gran cantidad de categorías en la que artistas de todo el mundo pueden postular sus trabajos de diseño y, últimamente, con la fuerza que cobra el trabajo transdisciplinar, performance.

 

El pasado junio de 2019 se llevó a cabo la décimocuarta versión de este festival y, junto con lo ya expuesto, es el trabajo transdisciplinar una excelente instancia tanto para la experimentación como para abrir preguntas que rondan a quienes llevamos a cabo la creación artística. Una de las posibilidades que abría la participación en la PQ era la utilización de diversos espacios de la ciudad, tanto el mismo lugar de la exposición (el Centro de Exposiciones Výstaviště) como otros espacios de la ciudad (espacio público). Es puntualmente con éste último tipo de arte, aquel que escapa la seguridad que ofrecen, por ejemplo, los muros de una galería, sobre el que me gustaría reflexionar. En ese sentido, y a propósito de esta propuesta, creo necesario mirar el trabajo del colectivo nacional de performance “Complejo Conejo”, cuyo escenario es el espacio público.

 

El último trabajo de Complejo Conejo, estrenado en Praga, se titula “PECES CAMINANDO!” y sitúa a cinco peces antropomórficos que recorren diversos puntos de gran afluencia de personas de la ciudad en un circuito fijo que, sin embargo, modifica su transitar al ir imitando las acciones que observan del público. Los cinco peces generan un diálogo entre ellos y con el público a lo largo de todo su trayecto, a modo de “imitation game” frente a los estímulos que la misma ciudad va ofreciendo.

 

Adolfo Albán Achinta, en su artículo “Arte y espacio público: ¿un encuentro posible?”, dirá que “lo que tiene de público un espacio no es solamente la reglamentación que el Estado pueda hacer de él, también cuentan los usos sociales que en él se desarrollen, como lugares de encuentro y socialización de las experiencias, como sitios de comunicación, como escenarios de diversas disputas, tensiones y conflictos, (..) y concertaciones de la vida colectiva.” Frente a esto, y puntualmente centrándonos en esos “lugares de encuentro”, es posible identificar que el gran riesgo que corren los espacios públicos, tanto en Praga como en cualquier otra ciudad, es transformarse en el background de una postal.

 

En muchos lugares el neoliberalismo fagocita gradualmente los espacios públicos y varios autores plantean que el fin del espacio público en las ciudades neoliberales es inminente. ¿Cómo, entonces, activamos lugares ante esta inminente privatización? o, dicho de otra manera, ¿cómo hacemos uso de las posibilidades que ofrecen estos espacios muchas veces con normas de comportamiento rígidas o que limitan la participación en el espacio a un mero tránsito? Complejo Conejo, en su performance “PECES CAMINANDO!” responde: ¿Quién puede prohibirnos andar con máscaras de peces en la vía pública?

 

Este trabajo altamente visual estalla como una bomba  y, mediante el juego de imitación, vuelve a conectar espectador y performer, entrando de lleno en estos espacios de encuentro propios de los espacios públicos. Además, al ser el público el sustrato mismo del cual los peces obtienen material para la performance, se desdibuja el inicio de ésta, dando paso a un diálogo fluido y permanente en que tanto “performers” como “espectadores” se necesitan entre sí.

 

La generación de un tercer espacio o espacio no productivo es lo que Complejo Conejo busca en su performance “PECES CAMINANDO!”, la generación de un espacio de resistencia frente a lo depredador del modelo. De esta manera, Complejo Conejo logra instalarse con gran fuerza en el espacio público, destacando no sólo por su particular despliegue estético, sino por la multiplicidad de interpretaciones que se extraen de sus trabajos, perfilándose como uno de los colectivos de performance urbana con mayor proyección a nivel nacional.

Raúl Riquelme
raulriqh@gmail.com