Biblioteca Fragmentada: 10 años articulando una colección de lecturas feministas y sexodisidentes en la red

 
 
Biblioteca Fragmentada es una biblioteca virtual feminista y sexodisidente creada en Chile que, actualmente, cuenta con un catálogo de aproximadamente 700 textos, ordenados en distintas categorías temáticas que se encuentran disponibles para descarga libre, segura, gratuita y legal.  Se trata de un proyecto autogestionado que busca difundir distintas lecturas feministas publicadas con licencias libres del tipo Creative Commons y en formato PDF. Biblioteca Fragementada utiliza internet como un nicho de intercambio para imaginar una comunidad de lecturas y escrituras activistas que se sueña como una red capaz de desafiar los mecanismos de valoración de los saberes y sus formas reconocidas de difusión.
 

 

La primera versión de la página de la biblioteca fue puesta en línea en enero del año 2010, tiempo en el que -a diferencia de lo que ocurre ahora- encontrar libros en sobre teorías feministas, interseccionalidad, sexualidades críticas y estudios queer no era una tarea fácil en nuestro país y, salvo contadas excepciones, tampoco resultaba sencillo en el resto de Latinoamérica.
 

 

Hoy, si bien la forma en que circulan los libros y los textos feministas ha cambiado bastante y podemos encontrarnos con frecuencia distintos títulos en las librerías, en las colecciones que forman pare de las bibliotecas de varias universidades y también en los catálogos de distintas editoriales independientes o de librerxs esecializados, Biblioteca Fragmentada se ha consolidado como una herramienta de búsqueda y consulta para estudiantes, activistas y académicxs.
 
La página diariamente recibe un promedio de 250 visitas y muchas personas que frecuentan su sitio web escriben al equipo que sostiene el proyecto en busca de orientaciones bibliográficas, recomendaciones complementarias y sugerencias de autorxs.
 
Uno de los pilares que sostienen la biblioteca tiene que ver con la posibilidad de volver a poner en valor el poder de la teoría, la escritura y el intercambio de ideas críticas como un elemento central para pensar y actuar en clave política.
 
Como feministas y activistas ligadas a la disidencia sexual en Chile, reconocemos la importancia de las memorias que se juegan en la acción directa y en la calle como un espacio para la transformación, pero, al mismo tiempo, desconfiamos profundamente de aquellas posiciones que sostienen que ese es el único lugar desde el que es posible levantar discursos que desafíen los mandatos normativos que ordenan nuestros cuerpos y experiencias en los horizontes de lo posible y lo real.
 
Sabemos que en Chile y en América Latina la calle es un espacio político fundamental, que ha marcado los devenires de nuestras sociedades en distintas etapas claves de su historia. Sin embargo, desde nuestras propias trincheras de letras, códigos y bits, reconocemos la potencia de las teorías feministas, lesbianas y queer como herramientas para desmontar los imaginarios dominantes, hacernos nuevas preguntas, inventar formas estalladas de relacionarnos y encontrarnos, ficcionar sentidos amplios antiheteroblancocompulsivos de comunidad y denunciar las distintas formas en las que las normas patriarcales se articulan y refuerzan tanto en las instituciones como, también, en nuestras propias vidas cotidianas.
 
Biblioteca Fragmentada articula una colección abierta, publica y gratuita de lecturas feministas libres y en red, porque como equipo creemos en la potencia de la teoría y en la fuerza transformadora de las palabras. A las palabras, es decir, a los conceptos clave que los feminismos, las teorías de género y los estudios lgbtiq+ construyen y, también, a aquellas que tensionan y ponen en jaque a través de distintas reflexiones y disputas, no las pensamos sólo como meras herramientas, sino como un ímpetu, un zumbido o un temblor que nos remece y nos afecta. Esas que se tensan desde la teoría son las palabras que nos quiebran, las que nos des-hacen, las que nos obligan a mirar incluso aquellos recónditos espacios de nuestro yo frente a los que tenemos que, tal como dice la teórica neuquina valeria flores, aprender a escribir contra nosotrxs mismxs.
 

 

Necesitamos palabras y teorías para sostener modos de lo político que sean capaces ya no sólo de trastocar, sino más bien de vaciar de sentido y contenido a aquellos imaginarios dominantes que nos atraviesan, que nos construyen, que nos asustan o que nos marcan con los signos de lo abyecto y del error.
 

 

Lo que nos hacen las lecturas y reflexiones ligadas a las teorías feministas, queer y críticas del género como sujetos y, también, en tanto que integrantes de distintas comunidades y entornos sociales más o menos difusos, apunta a un gesto que podemos pensar como un ejercicio siempre inacabado de autodesmontaje. Una acción -muchas veces placentera, pero también muchas otras dolorosa- de desacomodo de los sentidos de comunes que ordenan lo que podemos ver, cómo podemos verlo y con qué intensidad percibimos lo que nos rodea. Necesitamos palabras y teorías para dejarnos tocar por lo real, para contaminarnos de mundo, para encontrarnos con otros sin imponer nuestros propios lugares, nuestras propias historias, nuestro punto de vista.
 

 

Biblioteca Fragmentada apuesta por construir un repositorio abierto de mundos posibles que se tocan, se mezclan, dialogan, se contradicen y, muchas veces, se transforman unos a otros. Nuestra colección de lecturas libres, en español y en red recoge el trabajo de teóricxs, académicxs y activistas de distintas latitudes para articular un entrecruce de imágenes, palabras, conceptos y ficciones que buscan entender lo real sin soñar con poseer totalmente la verdad, desafiando aquellas estructuras normativas que pretenden ordenarnos en términos de raza, clase, edad, sexualidad, género, entre otras.

 

Creemos que lo que Biblioteca Fragmentada puede aportar como proyecto tiene que ver con la posibilidad de abrir nuevos caminos para que la calle y la teoría o la calle y la escritura vuelvan a encontrarse, ya no como espacios separados y opuestos, sino desde alianzas posibles -aunque no siempre fáciles- desde las cuales imaginar modos para estallar los márgenes del reconocimiento y hacer la vida vivible para todxs.

 

Para imaginar nuevos mundos tenemos que impulsar la ruptura de los márgenes que nos constriñen y nos obligan a abrazar distintos tipos de silencios. Cuidar las palabras, recorrerlas, disputarlas y, con ellas, revisar los modos en los que construimos e imaginamos los mundos que habitamos, es un ejercicio siempre en construcción que resulta fundamental si queremos cambiar los modos en los que funcionan las normas que nos violentan. Aquí no hablamos de integración a la medida, sino de la articulación de nuevas comunidades de sentido en las que las diferencias no sea más algo sobre lo que haya que callarse, sino más bien, un punto de anclaje para empezar a encontrarnos.

 

Creemos en las palabras, en la escritura y en la teoría. Junto a ellas celebramos hoy, como equipo, nuestro número 10º y repetimos una vez más para darnos fuerza “Leer, difundir y compartir, TODXS SOMOS LA RED”
Panchiba Barrientos
panchiba@gmail.com