Con miedo, torero: comentarios sobre la adaptación de la novela de Lemebel

Queda un sabor raro con la película, termina siendo la ocupación de fragmentos de una historia sin considerar que parte de su potencia descansa en cómo se compone en su totalidad.

A cinco años de su adiós: Pedro Lemebel está vivo en la revuelta, en la calle

Ante un nuevo aniversario de la muerte del compañero Pedro Lemebel, convocamos a diferentes escritores, escritoras y ciudadanxs a responder a la pregunta de por qué el cronista está presente en la calle, en los muros, en la palabra, en este despertar social. Esto fue lo que dijeron Colectivo Mar y Mueca, Gilda Luongo <3, Romina Reyes, Colectiva Pizarra Chueca, José Salomón y Francisca Palma.

Esquinas de una primavera ardorosa. Octubre-noviembre 2019.

La ciudad de Santiago, la real, abierta en sus muros y expuesta a las manos con sus ideaciones, posiciones del pueblo en la calle, se ofrece como un texto denso para sentir-leer profundo.

¡Asamblea Constituyente Plurinacional! Aceptar el barroquismo que es Chile.

Asamblea Constituyente, sí, pero una Plurinacional, para superar Un Estado Una Nación, y construir un País de Países. Aceptar, por fin, el barroquismo que es Chile.

Noche púrpura en la Divine

Sin mirar atrás las parejas gays calcinadas en los carbones de Pompeya. Encontrar los baños para refugiarse en el frío falso de los azulejos plásticos. Como si en último momento se eligiera el lugar del placer, recordando chupeteos y escenas de fragor, reviviendo en la emergencia la humedad sexual de los baños del Cinelandia.

Estigmas (o cómo transformar el agua —contaminada— en vino)
Siempre he sido estigmatizado por alguna cualidad que me ha hecho distinto de la masa dominante, desde mi infancia de niño desarraigado de sus orígenes, memoria y sangre. He tenido que curtirme para sobrevivir en este mundo que considero en…
Consejo de guerra, tácticas de resistencia. Entrevista a Fabiola Albornoz de la EPC.

lo personal quedó relegado, y eso, creo, es una huella que todavía queda en muchas personas que les tocó vivir la dictadura. Eso veo como observadora al menos, que lo personal quedó relegado y que eso genera otras heridas, otros desafíos.

Una noche con Pedro Lemebel

Pedro Lemebel regaló su metro de mar. Lo escribió en su , que leyó y entregó como regalo a David Aruquipa (Familia Galán). Luego se fueron a recorrer los rincones innombrables de Santiago.