Gilda Luongo
14 Articles0 Comments

Desde la herida: memorias de los cuerpos/territorios que importan de Margarita Bustos

Y entonces la “herida abierta” toma por asalto a la ciudad. Somos habitantes de esa herida en los territorios diurnos y nocturnos. Nos cubren los verbos que hacen algo con nosotras en este territorio cadavérico, herido: oír, aguzar inevitablemente el oído para saber de las cosas, esas cosas que vemos e imaginamos en el cotidiano habitar esta city. La herida mana, derrama palabras, como las de la fotografía, me digo, esa pizarra pública que  no se muerde la lengua, la libera, me digo, nos libera inquietándonos una y otra vez.

Pintar-contar-sonar-imaginar-escuchar-leer-preguntar(me) con/en Nazca de Carolina Pezoa

El corazón en esa calle palpita como camino rasposo, pedregoso, lo que cuesta oír en ese pálpito, la primera línea: sus capuchas, sus escudos, sus estrategias, sus torsos desnudos, su sudor, su dolor, su periferia, su abandono, su precariedad, su fragilidad en medio de la furia de la guerra, cuál guerra, entramos o no a la guerra, ¿una guerra florida?

El rostro electrificado del escarmiento. Fragmento del libro “En carne y hueso. Mujeres en Crónicas de Pedro Lemebel” de Gilda Luongo

Pleno centro de Santiago, septiembre del año 2014. De pronto me pregunta como afirmación: “podrías escribir sobre las muje­res en mis crónicas, Gigi, como lo que hicimos con “Cristal tu corazón”, la obra de teatro”.

De zorras, lobas, aguafiestas feministas y ministra “regalona del patriarcado”

Porque “lo personal es político”, lema levantado por las feministas de los setenta del siglo XX. Hoy es, más que nunca, nuestra bandera de lucha.

Durante la pandemia: “La esperanza es lo terrible”

«(…)escucho a Sara Ahmed que me dice que la fragilidad es una militancia, que la supervivencia es una acción radical, que sobrevivir en un sistema (patriarcal-capitalista-heterosexista-racista-colonial), es sobrevivir a un sistema, que la aguafiestas necesita cuidarse en tiempos de enfermedad, no por complacencia, sino para precaverse, como recomienda Audre Lorde.»

Vejez, revuelta, pandemia: un chasquido feminista

Un chasquido feminista. Y las mujeres viejas, las pobres, las pensionadas de miseria, las abuelas sin acceso a la salud decente, a la dignidad de un trato humano, las que hemos cuidado toda la vida porque nos enseñaron que ese era el lugar que nos correspondía por naturaleza, ahora quedamos a expensas de las erráticas e injustas decisiones de un estado terrorista que ayer no más abusaba, reprimía, violentaba, detenía, golpeaba, sometía al movimiento social.

Esquinas de una primavera ardorosa. Octubre-noviembre 2019.

La ciudad de Santiago, la real, abierta en sus muros y expuesta a las manos con sus ideaciones, posiciones del pueblo en la calle, se ofrece como un texto denso para sentir-leer profundo.

Carta de una feminista añosa a Simone de Beauvoir. Desvelos y revueltas de hoy.

Me conmuevo, Simone, cuando al leer lo que escribí me llega de un modo que escuece mi piel. Pienso en la transformación otra vez. Esta noción cubre tu escritura completa.

«Guerra Florida» de Daniela Catrileo: “Perfume fragante de la memoriamadreselva” o “esta danza es por nosotras”

Guerra Florida, territorio poético feraz, contiene zonas, territorios ante los que mi cuerpo se doblega. Mi lectura conmovida asedia a cada uno en su anchura. Mi emoción se encoge o se ensancha ante las entradas, entrecruces, salidas intempestivas, arremetidas, permanencias hermosas, laberintos, (trans)fugas, trayectos, huidas.

Disparos feministas: cuerpos tan vivos y tan políticos, mayo-junio del 2018

Rostros desafiantes, iracundos, dolidos, con determinación; miradas furibundas, alegres, poderosas, cautivantes.