Amaneceres para ti

 
/ por Francisco Vargas Huaiquimilla

 

 

 

¿Cómo crear por medio del ejercicio artístico un lenguaje lumínico frente a la adversidad que los sistemas hegemónicos nos imponen? Eso es lo que cuestiono como artista visual y poeta mapuche huilliche ante la desaparición del cuerpo de José Huenante.
 
 
José Huenante, r. 19.437.429–1, desaparecido a manos de la policía, se convierte en la repetición de una luz constante en el recuerdo. Luz eléctrica del alumbrado público como un antü champurria, que son miles a la vez en periferias; luz lumpen como la sobrevivencia de un joven mapuche, pobre y resistente a un sistema que intentó eliminarlo. Lo luminoso de los focos como un destello último de lo que vio, frente a otra luz, la de la vigilancia y el poder ejerciendo su caudal de muerte. La luminiscencia y los amaneceres que son 19.437.429 y 1 millones, como un país, le asignaron su identidad. Existe en el destello de su apellido doble algo que remite a una luz que nos da estrategias para hacerlo sobrevivir, incluso sobre los materiales que se han negado a buscar su aparición. Huenante y un televisor que se transforma en la búsqueda de un chispazo: uno que reaparece, cuestiona y genera un flujo hacia nuevas formas, como la luz eléctrica de un automóvil.  Así, bajo ese foco, en todos los lugares seremos Huenante, 19 millones de Huenantes, y más: amaneceres y luces de la noche para acompañar nuestros caminares solitarios.
–––
 
Amaneceres para ti es un ejercicio de memoria realizado durante la madrugada del 3 de septiembre de 2017 en la ciudad de Osorno. La acción de Francisco Vargas Huaiquimilla consistió en recorrer la ciudad sosteniendo un televisor plasma encontrado un mes antes en los residuos de la calle y con el cual proyecta la imagen y los textos que hacen referencia a la desaparición de José Huenante, joven de 16 años detenido y hecho desaparecer por la policía chilena el 3 de septiembre del año 2005 en la ciudad de Puerto Montt. A 12 años de esa detención, aún no se encuentra su cuerpo y los culpables siguen en libertad.
 
Fotografías de Fernando Lavoz
Francisco Vargas Huaiquimilla
francisco.vargas03@gmail.com