Desafíos de los feminismos plurinacionales: “En el principio fue la acción”

Nuestros cuerpos están celebrando la vida, aunque tengamos heridas y dolores en la piel y el corazón. A pesar de los golpes y las violencias que sufrimos, creemos que el motor de las revoluciones que protagonizamos es el amor y el deseo de cambiarlo todo.

Tres apuntes telúricos a la muerte de Maradona.

Más allá de los cadalsos y las idolatrías que marcaron algunas de las expresiones menos audaces -y más comunes- desarrolladas durante las primeras horas de la reyerta digital, lo cierto es que existía un punto sensible que pronto se reveló irreconciliable.

Esta revolución será Plurinacional, Feminista y por los Derechos de la Naturaleza o no será

Ahora nos queda el desafío de pensar los modos de construcción de una asamblea constituyente, de carácter plurinacional, feminista, popular, soberana, libre y con un enfoque socioambiental.

La Revuelta: Una bomba llamada Pueblo

El asfalto ardiente, los cajeros fundiéndose, el rojo y el verde de los semáforos derritiéndose, se volvieron, parafraseando a Lenin, “en la fiesta de lxs oprimidxs”. La propiedad privada era arrebatada y colectivizada. Era necesario derribar las estructuras de la vieja sociedad para poder crear lo otro, que no tiene nombre previo, pero que es un sentimiento común.

La Jauría o como hacer del feminismo un producto de exportación

Lo que en principio parecía ser una buena apuesta, con un buen reparto de actores, trama y fotografía, a poco andar se va mostrando en su verdadera esencia de “producto chileno de exportación” digno de góndola de supermercado.

La cocina, las ollas comunes y el amor.

si bien las mujeres han sido históricamente quienes han servido a otros, (…) no creo que este acto esté exento de amor o permita espacios de rebeldías.

La parodia y el “outing”, dos estrategias políticas de los activismos de disidencia sexual

Utilizar la ironía en nuestros activismos nos advierte, al mismo tiempo, de cómo las vidas de mujeres y disidentes sexuales han estado siempre narradas bajo las retóricas de la vergüenza, el ocultamiento y el estigma, a la vez que permite hacer de este dolor una herramienta de lucha no-victimizante.

De zorras, lobas, aguafiestas feministas y ministra “regalona del patriarcado”

Porque “lo personal es político”, lema levantado por las feministas de los setenta del siglo XX. Hoy es, más que nunca, nuestra bandera de lucha.

Soñar un cambio socioecológico en tiempos de pandemia

Tenemos la posibilidad de soñar una transformación social basada en economías más ecológicas y feministas.

¿Economía feminista o economía antipatriarcal?

Esta es una oportunidad para pensar cómo sería una economía que pone la vida y no el lucro en el centro de la actividad humana.