Las entrañas del monstruo

“Chernobyl”: el infierno gringo es el desastre ideológico.