Virulencias de cuidado: De la revuelta y otros contagios. Reflexiones hacia una séptima temporada de conversaciones radiales

No puede no ser horroroso presenciar un genocidio a partir de una gestión de la devastación de la seguridad social convierte a los contagiados en responsables individuales de su incapacidad para pagar su salvación; culpables dobles, tanto de contagiarse como a la vez de no haber capitalizado y gestionado su miseria con mayor esfuerzo para pagar hoy su cura.

Diario de Cuarentena, III: La naturaleza no se apresura, pero todo lo logra.

Si se trata de rastrear el origen de la catástrofe en la que nos encontramos, las apuestas se disparan. Se puede hablar de años, décadas, siglos, milenios o kalpas.

El mundo después del coronavirus

Aquí es donde las sociedades del mundo tienen un camino que se bifurca para enfrentar esta crisis hoy y en el futuro: insistir en el individualismo, manteniendo las claves del neoliberalismo en salud, previsión y trabajo; versus plantear nuevos elementos que sean capaces de instalar nuevos valores hegemónicos como lo es la cooperación, solidaridad y fraternidad.

Durante la pandemia: “La esperanza es lo terrible”

“(…)escucho a Sara Ahmed que me dice que la fragilidad es una militancia, que la supervivencia es una acción radical, que sobrevivir en un sistema (patriarcal-capitalista-heterosexista-racista-colonial), es sobrevivir a un sistema, que la aguafiestas necesita cuidarse en tiempos de enfermedad, no por complacencia, sino para precaverse, como recomienda Audre Lorde.”

A la feria

El escenario cambió radical y estrepitosamente, y muchos solteros y solteras se preguntan: ¿Por qué no me emparejé antes? Da lo mismo, compañeres, recordémoslo para alentarnos: aún en condiciones normales, siempre ha sido extenuante ser buenos o buenas solteras.

Pandemia

la contaminación irrisoria inunda todo / lo venéreo / lo erótico / lo carismático / lo religioso / lo mundano.

Onda expansiva

Se dice que “Cada vez que Haití estornuda, Miami se resfría”. Pero, en tiempos del COVID-19, lo inverso también es cierto.

Diario de Cuarentena, II: Ahora es el futuro

La dificultad está en que, tal como en el proceso terapéutico, lo que emerge en una crisis como verdad provoca no solo vértigo sino que incluso horror.

VAMOS A VER QUÉ PASA

Pienso en los comedores estudiantiles, en los niños que sólo comen si van a la escuela y qué estarán haciendo. Pienso en el señor que pasa vendiendo aguacates todos los días y no sé si es porque estoy paranoica pero cada día lo escucho más desesperado.

Asedios

Se activa alerta por brote de un virus que afecta a la población más vulnerable. Se declara Estado de Sitio en todo el país. Un camión militar atraviesa la calle a alta velocidad, lo sigue una camioneta blanca que se detiene poco antes del semáforo, descienden del vehículo cinco hombres, todos vestidos de blanco.